Saltar a contenido principal

Astursalud - Portal de Salud del Principado de Asturias

Gobierno del Principado de Asturias - Consejería de Sanidad | Servicio de salud del Principado de Asturias |

Estás en:

  1. Inicio
  2. Profesionales
  3. Gestión clínica y Calidad
  4. Seguridad del paciente
  5. Protocolo para la detección y prevención de úlceras por presión

Protocolo para la detección y prevención de úlceras por presión

Protocolo incluido en el Convenio de Colaboración para el Impulso de Prácticas Seguras en los centros sanitarios, suscrito entre el Principado de Asturias y el Ministerio de Sanidad y Consumo.

 
 
 
 
Protocolo actuación ulceras por presion

 

Las úlceras por presión (UPP) son áreas localizadas de destrucción tisular causadas por la compresión mantenida de los tejidos blandos entre los relieves óseos y una superficie externa rígida que comprometen el flujo capilar en periodos de tiempo que van desde 2 a 6 horas. Estas lesiones van a afectar no solamente a la piel, sino también al tejido celular subcutáneo, e incluso hasta el tejido muscular y el hueso en lesiones graves.

 

Su incidencia varía ampliamente. Están publicadas tasas de incidencia que oscilan entre 0,4% y 38,0% para hospitales de agudos, 2,2% y 23,9% para hospitales de larga estancia y crónicos. El objetivo que debe perseguirse son tasas de incidencia inferiores al 2%, pero de cualquier forma varían dependiendo de las características y condiciones del paciente y del tipo de institución sanitaria.

 

Suponen un grave problema de salud con repercusiones socio-sanitarias. El desarrollo de estas lesiones retrasa la recuperación funcional de los pacientes, pueden complicarse con dolor y/o infección, contribuyen a prolongar la estancia en el hospital e interfieren con la calidad de vida de las personas que las padecen. Su sola aparición es un signo de mal pronóstico, y está descrito un aumento de mortalidad en los pacientes que las sufren.

 

Además, tienen un impacto sanitario relacionado con su repercusión económica derivado de los recursos empleados en su cuidado.

 

Su prevención es posible en la mayoría de las ocasiones y una política enfocada a la detección de los pacientes en riesgo y su prevención, para poner en marcha actuaciones que impidan su desarrollo, es menos costosa, y más ética, que otra basada en la curación de las lesiones establecidas.

 

Es un indicador consolidado de la calidad de los cuidados de enfermería, y de la atención sanitaria en su conjunto, y en la medida en que estos incrementen su efectividad, incorporando las recomendaciones y la mejor evidencia científica disponible, ello repercutirá en la eficiencia global del Sistema de Salud pero, sobre todo, en un beneficio evidente para los pacientes.

 

En el momento de elegir las acciones para el Convenio de Seguridad entre el Ministerio de Sanidad y el Principado de Asturias, se incluyó la prevención de las UPP: por las graves consecuencias que tiene para los pacientes el desarrollo de estas graves complicaciones, por lo costoso de su tratamiento, tanto en recursos como en tiempo, por la posibilidad de establecer un protocolo de detección del riesgo seguido de un plan de cuidados individualizado en función de las características y circunstancias del paciente. Pero, sobre todo, por la posibilidad de prevención que, algunos autores cifran en el 95%.

 

Se decidió elaborar un protocolo para la detección del riesgo y la prevención de las UPP, tomando para ello como referencia los documentos existentes del Institute of Healthcare Improvement —IHI—, del National Institute of Health and Clinical Excellence —NICE—, y del Grupo Español para el Estudio y Asesoramiento en Úlceras por Presión y Heridas Crónicas —GNEAUPP—, además de la literatura que se relaciona en el apartado correspondiente.

 

 
 
 
 

Ir al inicio del artículo

 
 

Búsqueda

 
 

Información sobre el documento

© Copyright 2014

Canal RSS