Categories Navigation

Categories Navigation

Barbón: "Coxersa ta llamada a convertise nel motor de la economía circular del Principáu"

28/06/2022

El presidente del Principáu, Adrián Barbón, sorrayó güei que’l Consorciu pa la Xestión del Residuu Sólido d’Asturies (Coxersa) tien el desafíu de convertise na llocomotora de la enerxía circular n’Asturies.

El xefe del Executivu, que participó nos actos conmemorativos del 40 aniversariu del consorciu públicu, señaló que Coxersa ye la "baza d’Asturies pa sacar el máximu provechu posible a los fondos europeos lligaos a la economía circular".

De siguío, reproduzse la intervención íntegra del presidente del Principáu.

Actu conmemorativu 40 años de Coxersa

El 40.u aniversariu del Consorciu pa la Xestión del Residuu n’Asturies ye’l recordatoriu d’un aciertu. Siempre ye una satisfacción participar nun actu que conmemora un éxitu y más cuando esi llogru se proyecta contra’l futuru, porque Coxersa ta llamada a convertise nel motor de la economía circular nel Principáu. Amás, tamos énte ún de los meyores exemplos de la evolución de l’Asturies autonómica.

L’ambición d’esti discursu ye resumir tolo que supunxo, supón y va suponer Coxersa. Ye un exerciciu difícil, pero paga la pena intentalo.

Podíemos dicir que nun principiu foi’l verbu, y el verbu yera «tirar», tirar la basura. Y ye que, n’efectu, la basura tirábase, amontonábase en llombes y valles sobrevolaos por gaviotes o espardíase per escombreres y vertederos pirates repartíos per ondequiera, más d’ún, nes veres de los nuestros ríos arteriales.

La basura tirábase porque nun-y quedaba otru destín. Asina que’l proyectu xerminal de Coxersa foi la creación del Vertederu Central d’Asturies nel valle de L’Azoreda, qu’empezó a facese realidá en 1984. De mano, consorciáronse 11 conceyos; pocos años depués, el númberu aumentó a 73 conceyos, y güei axunta a los 78 conceyos asturianos. Llueu voi volver sobre esta unanimidá, porque ye ún de los pegollos del rellatu.

Una de les primeres consecuencies beneficioses foi la clausura de los vertederos urbanos y la desapaición progresiva de los pirates. Ensin Coxersa, la postal del paraísu natural qu’identifica Asturies sería un imposible. Al paisaxe que se columbra tres de los trés arcos prerrománicos habría qu’añadir piles esperdigaes de refugaya.

Aquel vertederu inicial, ampliáu socesivamente nel 2005, 2010, 2016 y 2020, ocupa güei una estensión equivalente a 100 campos de fútbol y escuende, como si foren vetes de mineral, el residuu enterrao a 80 metros de fondura. Too coles molesties consecuentes pal vecindariu de los pueblos y parroquies de la contorna: Serín, Campañones, Tamón, Ambás y Villardebeyo. Esti actu ye una bona ocasión pa volver agradecer la so arrogancia y solidaridá.

Pero, mentanto, los verbos foren cambiando. Desque nel 1988 se colocaron los primeros contenedores de vidru, empezó a falase de separar y reciclar. Primero, de manera sele, como un xuxuríu; depués, como un deber cívicu al que, pa comprendelu, ayudaron non poco les propies campañes de Coxersa, y dende que’l mes d’abril pasáu s’aprobó la Llei estatal del residuu pa una economía circular, separar pa reciclar ye yá una obligación normativa. Al fin y al cabu, la humanidá ocupa “una tierra namás”, como nos recordaba l’eslogan del Día Mundial del Mediu Ambiente celebráu’l 5 de xunu pasáu.

Nes families yá non solo se discute por quién baxa la basura –ún de los debates cotidianos de cada tarde–, sinón tamién sobre si se separó bien el residuu pa que pueda reciclase. La regla de les trés R –reducir, reutilizar y reciclar– popularizóse ente les xeneraciones más moces, quiciabes les más sensibilizaes énte los problemes medioambientales.

Aprovecho pa facer un llamamientu pa intensificar el reciclaxe. Ameyoremos muncho, pero entá andamos lloñe de les cotes marcaes pola Unión Europea. Pa superales fai falta un compromisu colectivu d’alministraciones, empreses y sociedá en xeneral. Toos y caún somos responsables de curiar el nuestru planeta.

La historia de Coxersa ye la d’una adaptación continua, davezu con adelantu notable, a esa esixencia social nueva. Los estadios socesivos incluyen la recoyida selectiva y la construcción de plantes de clasificación d’envases, la especialización nel tratamientu del residuu peligroso, la construcción d’instalaciones de compostaxe y biometanización y, agora mesmo, la construcción de la planta nueva de clasificación de basura bruto (traducío al llinguaxe común, el residuu entemecío qu’echamos dientro de la bolsa negra). Una inversión de 60 millones que va entrar en funcionamientu nel 2023, va multiplicar la capacidá de reciclaxe y va menguar namás al 10 % la cantidá que se deposita nel vertederu.

Que me perdonen quien conocen al detalle la historia del consorciu: de xuru qu’escaecería más d’un llogru nesa evolución. Son los errores propios del que quier abarcar muncho.

A lo llargo de toos estos años, Coxersa tamién se sometió a verdaderes pruebes d’estrés, como les que dicen que s’apliquen a los bancos: la crisis de les vaques lloques, el desastre ambiental pola mor del fundimientu del Prestige o la xeneración estraordinaria de residuu sanitario na pandemia de la covid. En toes elles, tuvo al altor y, inclusive, salió reforzada.

El rellatu podría rematar equí, con un final feliz, aplausos pa los xestores y vives pal consorciu. Pero quedaría mui incompletu, porque namás falaríemos del pasáu y del presente inmediatu, cuando a Coxersa la aguarda un desafíu de futuru: convertise na llocomotora o na nave capitana –escueyan la metáfora que más quieran, la ferroviaria o la náutica– de la economía circular n’Asturies y nuna de les referencies nacionales d’esi vector de desenvolvimientu tan potente.

De nuevo, vuelvo al llinguaxe. Pasamos de tirar a menguar, reutilizar, separar y reciclar al compás que va marcando la conciencia medioambiental. Pero nos últimos años asocedió un cambéu trescendental. La protección del planeta pasó de ser una bandera ecoloxista a un mandatu de solidaridá coles xeneraciones que vienen, cuando non de sobrevivencia propia. La consecuencia ye un paradigma económicu nuevu que se designa con dos palabres: verde y dixital.

Pa que nos entendamos, nos años vinientes la medría va basase nesos dos axetivos. Ehí encaxa dafechu, como un guante a una mano, la economía circular. Esa ye la esplicación de que’l Gobiernu d’España prepare un PERTE específicu con cargu a los recursos Next Generation que prevé inversiones por 492 millones y movilizar 1.200 millones ente recursos públicos y privaos; cantidá a la que se tienen qu’añadir otros 591 millones entregaos a les comunidaes autónomes pa la meyora de la xestión del residuu. Con eso, esti patrimoniu colectivu que se llama Coxersa ye la gran baza d’Asturies pa sacar el máximu provechu posible a los fondos europeos lligaos a la economía circular.

Falé de patrimoniu colectivu a costafecha. El localismu esaxeráu siempre pon torgues al llogru d’oxetivos comunes. Coxersa –de la mesma manera que Cadasa o’l Consorciu de Tresportes– ye una muestra de collaboración lleal ente alministraciones que supunxo un beneficiu pa tola comunidá autónoma: pa la capacidá financiera de los Conceyos, pa la bona xestión d’un problema ambiental seriu y, como acabo d’esponer, pa les posibilidaes de desenvolvimientu económicu del Principáu. Cuando dalgunos debates anecien en posiciones localistes, tenemos que volver la vista a los consorcios. Son la prueba de que la cooperación siempre ye preferible al individualismu. Con Coxersa ganamos toos.

Toa esta historia tien los sos protagonistes. Al acabar esta intervención, dalgunos nun pueden faltar nos títulos de creitu. De mano, quien habiten les parroquies vecines al vertederu. Y depués, nomes propios, como los primeros presidentes de la entidá (Arturo Gutiérrez de Terán, Bernardo Fernández, María Luisa Carcedo) o los xerentes (Santiago Fernández o Paz Orviz). Tamién, por supuestu, los y les trabayadores de Coxersa, que desempeñen con dilixencia esti serviciu públicu tan esencial y delles veces tan poco visibilizáu. A toos y toes, munches gracies.

A nós, quédanos siguir conxugando bien los verbos del porvenir. Reducir, reutilizar, reciclar y, sobre manera, ayudar a la construcción de l’Asturies verde y dixital, con Coxersa na vanguardia de la economía circular n’España.

Leer en Gobierno > Actualidad