Navegación por categorías

Navegación por categorías

La Estrategia Industrial 2030 facilitará la modernización del sector para superar la transición ecológica y la transformación digital

10/06/2021

El Consejero en la Junta General del PA

  • El documento, abierto y flexible, establece 32 políticas palanca distribuidas en cuatro ejes prioritarios: sostenibilidad, digitalización, competitividad y cohesión social y territorial.
  • El Gobierno de Asturias se compromete a promover las leyes de Proyectos Estratégicos e Industria, aparte de otros planes e iniciativas.
  • El texto aboga por reforzar la FP, adaptar la oferta formativa a las necesidades del tejido productivo y simplificar la tramitación administrativa.
  • El consejero Enrique Fernández asegura que los fondos europeos permitirán avanzar en la consolidación de la industria como motor económico y captar proyectos tractores de componente tecnológico.

La Estrategia Industrial de Asturias 2030 permitirá conformar un modelo de sector competitivo, sostenible, resiliente y avanzado tecnológicamente, para dar respuesta al doble desafío de la transición tecnológica y ecológica a partir de las fortalezas endógenas y de los recursos propios de la comunidad. Esos son los grandes objetivos del documento presentado esta mañana por el consejero de Industria, Empleo y Promoción Económica, Enrique Fernández, en la Junta General.

“Se trata de un texto abierto y flexible sobre el que hemos de trabajar durante los próximos años para adaptarlo a las condiciones de una realidad cambiante y consolidar un sector esencial para la economía asturiana. Definir acciones y herramientas que nos permitan afrontar el nuevo paradigma que marcan la transición ecológica y la transformación digital requiere un trabajo continuo de adaptación para alcanzar los objetivos fijados”, ha explicado Fernández.

El texto consensuado con la Federación Asturiana de Empresarios (Fade), UGT y la Universidad de Oviedo se articula en torno a cuatro ejes estratégicos: sostenibilidad, digitalización, competitividad e inclusión social y territorial. Se trata del quinto documento de planificación sectorial desarrollado por Industria, junto con la Estrategia de Rehabilitación Energética de Edificios, la Estrategia de Transición Energética Justa y los programas de emprendimiento y de digitalización integral del comercio.

A partir de un diagnóstico sobre debilidades, amenazas, fortalezas y oportunidades del sector, recoge 32 políticas palanca y 56 componentes orientados a la consecución de los siguientes objetivos:

  • Consolidar la industria como motor de desarrollo económico y vector para la recuperación en un marco post-covid, para generar riqueza y empleo de calidad.
  • Facilitar la adaptación sectorial a la doble transición ecológica y digital, incrementando la competitividad y resiliencia de las empresas.
  • Promover la capacidad de innovación y de internacionalización.
  • Crear las condiciones para favorecer la atracción de nuevas proyectos innovadores y tractores en ámbitos viables en el sector TIC, las energías renovables, la generación, almacenamiento y transporte de hidrógeno verde, la movilidad sostenible y la economía circular.

En cuanto a las acciones, la estrategia define un paquete de medidas específicas para cada uno de los ejes principales:

Primer eje: Industria sostenible. Recoge 9 políticas palanca y 15 componentes, entre los que figuran:

  • Tres nuevas estrategias sectoriales: de Economía Circular, de Acción por el Clima y de Movilidad Sostenible.
  • La creación de un fondo de proyectos de absorción de carbono.
  • El fomento del autoconsumo, de las comunidades energéticas y de los denominados power purchase agreement o PPA’s.
  • El desarrollo de convenios de transición en los territorios más afectados por la descarbonización y el rediseño de las líneas de ayuda vinculadas a la eficiencia y a la movilidad sostenible.

Segundo eje: Transformación digital. Define 5 políticas y 8 acciones. Entre ellas:

  • La Estrategia de transformación digital.
  • El impulso del hub de innovación digital.
  • La extensión de la banda ancha en las áreas industriales.
  • El rediseño de las ayudas a la digitalización y a la industria 4.0.
  • El refuerzo de incubadoras digitales en centros tecnológicos.
  • El desarrollo de agendas digitales para empresas integradas en consorcios de desarrollo de las cadenas de valor industrial.

Tercer eje: Competitividad Industrial. Establece 13 políticas palanca y 19 componentes. Por ejemplo:

  • Ley de Proyectos Estratégicos y Ley de Industria.
  • Creación de un Observatorio Industrial.
  • Refuerzo de la Estrategia de Atracción de Inversiones.
  • Impulso del Polo Industrial del Acero y del clúster MetaIndustry 4.0.
  • Puesta en marcha de la planta de gas de El Musel.
  • Optimización de los recursos asignados a la Sociedad Regional de promoción y de Asturgar.

Cuarto eje: Industria inclusiva. Fija 5 políticas palanca y 14 medidas orientadas a favorecer la cohesión territorial y social mediante el diálogo social, la definición de nuevos perfiles profesionales y la promoción de la empleabilidad entre los colectivos más vulnerables. Algunas de las iniciativas previstas son las siguientes:

  • Plan estratégico de la formación profesional.
  • Programa postdoctoral para doctorandos y doctorandas.
  • Impulso de los y las agentes delegados de igualdad en empresas.
  • Adaptación de la oferta de FP, de la formación para el empleo y de la formación universitaria a las necesidades de la industria.
  • Estudio de los efectos de la robotización en el sector.

La estrategia se apoya en 10 acciones transversales estratégicas, entre las que figuran:

  • Agilización y simplificación administrativa.
  • Fortalecimiento del ecosistema científico regional, con el fin último de trasladar el conocimiento a los centros productivos.
  • Incremento del tamaño de las empresas.
  • Impulso de los mecanismos de comercialización de suelo industrial.
  • Adaptación de los perfiles profesionales a los nuevos requerimientos de la industria.

El documento reconoce la relevancia de la colaboración público-privada en la consecución de las metas establecidas. También considera que los fondos europeos representan una oportunidad histórica para abordar los retos industriales y acelerar la recuperación de la actividad económica en un marco post-covid. En su intervención, el consejero de Industria ha subrayado la permanente disposición del Gobierno de Asturias al diálogo y el entendimiento con los agentes sociales.