Navegación por categorías

Navegación por categorías

Intervención del presidente del principado de asturias, Adrián Barbón

18/06/2021

Ministra, agradezco tu presencia en este encuentro empresarial para abordar uno de los asuntos más determinantes para el futuro de Asturias, de España y, me atrevo a decir, de la Unión Europea: los fondos de reconstrucción o, por decirlo con la denominación más exacta, al programa Next Generation. Para no robar demasiado tiempo he preparado una intervención articulada en torno a varias ideas principales.

Una respuesta que justifica la razón de ser de la Unión Europea

Nos encontramos ante una respuesta excepcional a una crisis también extraordinaria. Entre el marco financiero plurianual –para entendernos, el presupuesto de la Unión- y el programa Next Generation, se movilizará un billón ochocientos veintitrés mil millones de euros (1.823.000.000.000). Es un esfuerzo descomunal. Supongo que nadie cuestionará ni su necesidad ni la radical diferencia con el planteamiento ante la Gran Recesión, cuando se optó por la austeridad –para algunos, austericidio- como receta única. Para mí, los fondos de reconstrucción reconcilian a la UE con su propia razón de ser. El miércoles supimos que la CE ha dado luz verde al Plan de Recuperación presentado por el Gobierno de España, lo que también es una gran noticia.

Las mayores expectativas desde el ingreso en la CE

Con toda lógica, este esfuerzo económico ha levantado grandes expectativas. Probablemente, las mayores desde la incorporación de España a la Comunidad Europea, en 1986. En toda la Unión, en toda España y, de manera muy particular, en Asturias.

La razón es evidente: para una comunidad que está afrontando el enorme desafío de modificar su base económica, el programa Next Generation se ha convertido en un asidero para la esperanza. Ministra, tal vez no encuentres otra comunidad donde los fondos hayan suscitado tantas expectativas. Aquí no se piensa sólo en superar las consecuencias de la crisis sanitaria, en recuperar los niveles de empleo y actividad previos a la pandemia; aquí se piensa sobre todo en superar la transformación de nuestro paradigma económico.

Y también grandes temores

Ese es el escenario. Una iniciativa histórica de la Unión Europea que ha generado muchas ilusiones. Y, para ser completamente sincero, también ansiedad e inquietudes. El empresariado que nos acompaña sabe que hubo dos grandes temores:

Que Asturias perdiese el tren frente a otras comunidades, en especial ante las que se habían apresurado a publicitar sus planes para los fondos, incluso antes de que se supiera cómo se iban a gestionar. Los recursos se entendían como una especie de carrera entre comunidades. La que primero llegase se llevaba la mejor parte.

Que anduviésemos huérfanos de ideas y proyectos. Que no hubiese músculo empresarial suficiente ni la iniciativa pública necesaria para aprovechar esta ocasión.

Asturias está preparada, con ideas y proyectos

Espero que a estas alturas todas esas dudas se hayan disipado por completo. No obstante, como siempre quedan gentes de poca fe, voy a resumir algo de lo hecho por el Gobierno de Asturias.

a) Primero nos dotamos de la arquitectura necesaria para gestionar los fondos. Tengo que remontarme a octubre porque fue hace ocho meses, nada menos, que aprobamos tanto el mapa de estrategias como la oficina de proyectos europeos y un comité asesor abierto a la sociedad civil con presencia de la patronal, los sindicatos, las cámaras de comercio, los ayuntamientos y la universidad. Ya podemos hablar de resultados: la Oficina de Proyectos ha identificado 195 proyectos susceptibles de recibir financiación europea que suman 6.500 millones de inversión. Además, para asegurar la capacidad gestora también hemos iniciado la contratación de personal temporal.

c) Para facilitar la información y la transparencia sobre estos recursos, el vicepresidente y cuatro consejeros (Hacienda, Industria, Ciencia y Medio Rural y Cohesión Territorial) han comparecido en el parlamento para explicar las propuestas de cada departamento. La próxima semana lo hará la titular de Derechos Sociales.

A partir de este trabajo, ya estamos en condiciones de sostener dos afirmaciones relevantes.

La primera, que la Administración asturiana está preparada para hacer frente a este reto de gestión. Hablo en un sentido amplio: no sólo está preparada administrativamente, sino que tiene ideas y planteamientos claros para aprovecharlos en beneficio de la transformación del Principado.

La segunda, que el empresariado asturiano –y aquí incluyo desde grandes industrias a pymes- está demostrando una capacidad emprendedora y de propuesta a la altura de esta oportunidad.

Una oportunidad para transformar el Principado

Como han advertido el vicepresidente y el consejero de Industria, no debemos confundir los fondos con un bálsamo milagroso, pero sí como una excelente oportunidad para la transformación de Asturias. Conjugo el verbo transformar porque de eso se trata: emplear el programa Next Generation para que Asturias cierre con éxito el cambio de su paradigma económico. Los fondos tienen que ser el ariete que nos permita conquistar el futuro.

Todo el futuro, para ser más exactos, no sólo la descarbonización. Sin repetir lo que ya han explicado los consejeros y las consejeras en la Junta General, recuerdo que los fondos no se ciñen al ámbito industrial.

A brochazos, cito algunos ejemplos:

  • Hablamos de digitalizar la Administración.
  • De potenciar la economía circular, objetivo para el que Cogersa tiene un enorme potencial.
  • De mejorar la calidad ambiental del agua.
  • De reforzar las políticas de igualdad.
  • De fomentar el desarrollo tecnológico, por ejemplo mediante un laboratorio abierto de tecnología 5G en colaboración con la Universidad.
  • De desarrollar la movilidad sostenible, al igual que el turismo sostenible.
  • Y, por supuesto, de todo lo que tiene que ver con la descarbonización y la producción y uso de nuevas fuentes de energía, como el hidrógeno verde.

Hablamos, por tanto, de un gran impulso a la modernización de Asturias. Ahora que ya contamos con un mapa de estrategias y una primera selección de proyectos, que conocemos también los planteamientos de los distintos ministerios, el Gobierno del Principado elaborará un documento que plasmará las estrategias, políticas y ambiciones que queremos desarrollar con los fondos de reconstrucción.

Colaboración público privada

Me falta sólo una idea principal. Una que ya han repetido los consejeros y consejeras en la Junta General y que considero de la máxima importancia. El acierto en el empleo de los fondos requiere la implicación de la sociedad civil y, en especial, de la iniciativa privada. Sé que todos los ojos están puestos en el gobierno, pero sin fortaleza empresarial, sin proyectos y empuje de la iniciativa privada, no alcanzaremos las metas que queremos. Tenemos que convertir la gestión del Next Generation en un éxito colectivo. Estoy diciendo abiertamente que les necesitamos a ustedes, los empresarios y empresarias de Asturias.


Declaraciones del Presidente Adrián Barbón

Ver en formato original