Saltar al contenido principal

Gobierno del Principado de Asturias

Red Ambiental de Asturias English | Asturianu
 

Estás en

Las causas del cambio climático

Gases de efecto invernadero.

 

 

Se denomina gas de efecto invernadero al componente gaseoso de la atmósfera, natural o antropógeno, que absorbe eficazmente la radiación infrarroja emitida por la superficie de la Tierra, por la propia atmósfera y por las nubes, dando lugar al denominado efecto invernadero.

 

El vapor de agua (H2O), el dióxido de carbono (CO2), el óxido nitroso (N2O), el metano (CH4) y el ozono (O3) son los gases de efecto invernadero primarios de la atmósfera terrestre. La atmósfera contiene, además, cierto número de gases de efecto invernadero enteramente antropogénicos, como los halocarbonos u otras sustancias que contienen cloro y bromo.

 

El Protocolo de Kioto, acuerdo internacional sobre cambio climático, enumera seis gases, o grupos de gases de efecto invernadero (GEI) como los constituyentes principales del total de las emisiones procedentes de las actividades humanas, y cuyas emisiones se comprometen a reducir los firmantes de dicho acuerdo:

 

- dióxido de carbono (CO2)

- metano (CH4)

- óxidos de nitrógeno (NOx)

- hexafluoruro de azufre (SF6)

- hidrofluorocarbonados (HFCs)

- perfluorocarbonados (PFCs)

 

De todos ellos, el emitido a la atmósfera en mayores cantidades y por lo tanto el responsable principal del cambio climático es el dióxido de carbono. El CO2 es un gas incoloro, inodoro e incombustible que se encuentra en baja concentración en el aire que respiramos, y cuyo origen preferente es la oxidación de cualquier material o sustancia que contiene carbono. Las actividades humanas liberan dióxido de carbono a través de la quema de combustibles fósiles en procesos industriales y domésticos, y en el transporte. Los incendios forestales constituyen también una fuente importante de CO2 atmosférico.

 

El metano es un gas incoloro e inodoro que se origina durante la descomposición anaeróbica de la materia orgánica, por lo que una de las principales fuentes naturales son los pantanos. El depósito de residuos orgánicos en vertederos genera metano que, si no es captado, se emite a la atmósfera, al igual que ocurre en muchas de las actividades agrícolas y ganaderas, así como en la extracción de gas natural o en la combustión incompleta de combustibles fósiles.

 

El término óxidos de nitrógeno se aplica a varios compuestos químicos binarios gaseosos formados por la combinación de oxígeno y nitrógeno. El proceso de formación más habitual de estos compuestos inorgánicos es la quema a altas temperaturas de combustibles fósiles, pero el aumento de su concentración en la atmósfera también es debido al uso creciente de fertilizantes nitrogenados.

 

El hexafluoruro de azufre, los gases hidrofluorocarbonados y los perfluorocarbonados, son denominados genéricamente como gases fluorados o “gases F”. Se trata de gases artificiales creados por el hombre para aplicaciones industriales específicas, como la refrigeración o la fabricación de aerosoles, que han experimentado un significativo aumento de su concentración en la atmósfera durante los últimos 50 años y que generan un impacto importante debido a su larga vida media.

Descargar (PDF:Principales Gases de efecto invernadero (GEI).pdf)

Información sobre el documento