Saltar al contenido principal

Gobierno del Principado de Asturias

Red Ambiental de Asturias English | Asturianu
 

Estás en

Residuos peligrosos

Residuos peligrosos en la industria asturiana

null

 

 

La industria es actualmente la principal productora de residuos peligrosos en el Principado de Asturias, debido a la estructura productiva existente y al tipo de industrias ubicadas en la región.

 

En Asturias se producen actualmente 82.894 toneladas. De estos, un 52% son residuos ácidos, un 11%, residuos de combustión y un 11% residuos químicos. Parte de estos residuos se valoriza y el resto, se elimina mediante depósito en vertedero.

 

Identificación de residuos peligrosos

 

Los residuos peligrosos son todos aquellos que contienen en su composición ciertas sustancias, en determinadas cantidades o concentraciones, que representen un riesgo para la salud humana, los recursos naturales y para el medio ambiente, y también los recipientes y envases que los hayan contenido. La actual normativa europea y estatal en materia de residuos establece obligaciones específicas a todos los agentes implicados en el tratamiento y manipulación de los residuos peligrosos (productores, transportistas, almacenistas y gestores) con el objeto de garantizar el control integral de estos residuos, desde su producción hasta su gestión final.

 

En el ámbito industrial, el primer paso para garantizar el control es la correcta identificación de los residuos peligrosos, y dada la complejidad de procesos que intervienen en la producción industrial, esta tarea no resulta siempre tan evidente y debe tener en cuenta, tal como se recoge en el Esquema de identificación de residuos peligrosos, diversos parámetros.

 

El instrumento principal para la identificación es la “Lista Europea de Residuos” (LER), aprobada en la Orden MAM/304/2002, de 8 de febrero, por la que se publican las operaciones de valorización y eliminación de residuos y la lista europea de residuos, donde aparece una lista codificada de residuos, señalando los peligrosos con un asterisco (*) en su código, clasificados en función de la actividad que los genera.

 

Para asignar correctamente el código LER puede ser necesario realizar una serie de comprobaciones sobre sus constituyentes y sus características de peligrosidad de acuerdo con la normativa vigente, o bien solicitar a un laboratorio acreditado un análisis del residuo que permita su clasificación.

 

Además de la legislación general, el tratamiento de ciertos residuos peligrosos ha sido objeto de desarrollos normativos específicos, como es el caso de: Aceites industriales usados, Aceites MARPOL, Policlorobifenilos y Policloroterfenilos (PCB/PCT) y Envases fitosanitarios.

Información sobre el documento