Saltar al contenido principal

Gobierno del Principado de Asturias

Red Ambiental de Asturias English | Asturianu
 

Estás en

Las causas del cambio climático

Emisiones mundiales de gases de efecto invernadero.

null

 

 

Las emisiones globales de gases de efecto invernadero (GEI) procedentes de la actividad humana han crecido desde la época preindustrial. Desde 1750, año que habitualmente se considera como el inicio de las actividades industriales, las concentraciones atmosféricas globales de dióxido de carbono (CO2), metano (CH4) y óxido nitroso (N2O) han aumentado significativamente a causa de las actividades humanas, siendo ahora mucho más altas que los niveles preindustriales. Así lo revelan las muestras de hielo extraídas en los casquetes polares y que proporcionan datos que abarcan miles de años.

 

Los datos calculados para las últimas décadas indican que las emisiones mundiales de GEI causadas por actividades humanas han aumentado entre 1970 y 2004 en un 70%. En concreto, para el caso del CO2, sus emisiones anuales en este periodo han crecido aproximadamente un 80%, pasando de 21 a 38 gigatoneladas, representando en el año 2004 un 77% de las emisiones totales de GEI antropógenos. Los sectores que tuvieron una mayor influencia en este aumento, debido al desarrollo experimentado durante el periodo indicado, fueron los sectores de suministro de energía, transporte e industria, mientras que la vivienda y el comercio, la silvicultura (incluida la deforestación) y la agricultura, tuvieron un crecimiento más lento.

 

Pero centrándonos en periodos más cercanos, 2012 fue un año extraordinario en el que las emisiones aumentaron sólo un 1,1% (teniendo una corrección a la baja por ser un año bisiesto), que es menos de la mitad del incremento medio anual del 2,9% observada en el última década, alcanzando un nuevo récord de 34,5 gigatoneladas. Después de un descenso del 1% en 2009, una recuperación del 4,5% en 2010, y un aumento del 3% en 2011, el aumento real en 2012 de las emisiones globales de CO2 fue de 1,4% (excluyendo el efecto del año bisiesto), menor de lo que cabría esperar, dado que en 2012 la economía mundial creció un 3,5%, dato similar al de 2011 y a la tasa media de crecimiento anual en la última década (FMI, 2013). Con una corrección bisiesto de 0,3% (= -1 / 365), el aumento de 2012 en las emisiones globales de CO2 fue de sólo del 1,1%.

 

La concentración de metano (CH4) en la atmósfera mundial ha aumentado, respecto de un valor preindustrial de aproximadamente 715 ppm (partes por millón), hasta 1.732 ppm a comienzos de los años 90, alcanzando en 2012 las 1.819 ppm. El aumento observado en la concentración de metano se debe, con mucha probabilidad, a la extracción de los combustibles fósiles y a la actividad agrícola y ganadera.

 

También la concentración mundial de óxido nitroso en la atmósfera se incrementó desde la época preindustrial, debido principalmente al uso de fertilizantes nitrogenados en el sector agrícola. En 2012 su concentración atmosférica fue de 325,1 ppb (partes por billón), lo que representa un aumento de 0,9 ppb con respecto al año anterior y del 120% con respecto al nivel de la era preindustrial.

 

En la tabla adjunta se pueden consultar los datos de concentración en la atmósfera de los principales gases de efecto invernadero, comparando la época preindustrial con el final del siglo XX, como referente de la era industrial.

Información sobre el documento