Saltar al contenido principal

Gobierno del Principado de Asturias

Red Ambiental de Asturias English | Asturianu
 

Estás en

Comercio de derechos de emisión en Asturias

Procedimiento para la autorización de emisión de gases de efecto invernadero.

 

 

La Ley 1/2005, de 9 de marzo, por la que se regula el régimen del comercio de derechos de emisión de gases de efecto invernadero establece que todas las instalaciones en las que se desarrolle alguna de las actividades contenidas en su anexo I y que alcancen los umbrales de capacidad especificados en el mismo, deberán contar con una autorización de emisión de gases de efecto invernadero expedida en favor de su titular.

 

El órgano competente para otorgar de dicha autorización, y por lo tanto a quien deben dirigir su solicitud las instalaciones asturianas afectadas, es la Consejería con competencias en materia de medio ambiente del Principado de Asturias. Carecer de dicha autorización figura tipificado en el artículo 29.2 de la Ley 1/2005 como infracción administrativa muy grave.

 

Las nuevas instalaciones que pretendan iniciar su actividad deberán contar con la autorización de emisión de gases de efecto invernadero (GEI) antes su puesta en funcionamiento.

 

La documentación a presentar para solicitar dicha autorización deberá contener, al menos, la siguiente información:

 

• Identificación y acreditación de ser titular de la instalación.

• Identificación y domicilio de la instalación.

• Descripción de la instalación para la que se solicita autorización, así como de sus actividades, incluyendo la tecnología utilizada.

• Las materias primas y auxiliares empleadas cuyo uso pueda producir emisiones de GEI.

• Las fuentes de emisión de GEI existentes en la instalación.

• Las medidas previstas para realizar el seguimiento de las emisiones, de acuerdo con el la normativa establecida al respecto.

Además la solicitud se acompañará de un resumen explicativo de los puntos especificados en el párrafo anterior.

 

El plazo establecido por la normativa vigente para la resolución de la concesión de autorización por parte de la Consejería con competencias en materia de medio ambiente es de tres meses, considerándose el silencio administrativo, transcurrido ese periodo, como denegación de la solicitud.

 

La autorización de emisión de gases de efecto invernadero expedida contiene las obligaciones de seguimiento de emisiones, especificando la metodología que se ha de aplicar y su frecuencia, así como las obligaciones de suministrar información y de entregar, en los cuatro meses siguientes al final de cada año natural, los derechos de emisión en cantidad equivalente a las emisiones totales verificadas de la instalación durante el año anterior.

 

La autorización también indica la fecha prevista de entrada en funcionamiento de la instalación, ya que el retraso en la puesta en marcha, salvo causa justificada y convenientemente declarada, supone la extinción de la autorización, y en consecuencia la devolución a la reserva de los derechos no expedidos.

 

La autorización de emisión de gases de efecto invernadero podrá cubrir una o más instalaciones, si así lo solicita su titular, siempre y cuando éstas guarden una relación de índole técnica, se ubiquen en el mismo emplazamiento y cuenten con el mismo titular.

 

Una vez otorgada la autorización, el titular de la instalación queda obligado a informar a la Consejería con competencias en materia de medio ambiente de cualquier proyecto de cambio en el carácter, el funcionamiento o el tamaño de la instalación, así como de todo cambio que afecte a la identidad o al domicilio del titular.

 

 

Información sobre el documento