Gobierno del Principado de Asturias

Asturias, mucho más cerca

Estás en

Asturias.es Temas Cultura Patrimonio Histórico y Cultural Cultura asturiana de la sidra. Candidata a Patrimonio Mundial ...
 

Patrimonio Histórico y Cultural

Cultura asturiana de la sidra. Candidata a Patrimonio Mundial Inmaterial

Candidatura a Patrimonio Cultural Inmaterial de la cultura sidrera asturiana

Cultura sidrera asturiana

La cultura sidrera asturiana fue declarada Bien de Interés Cultural de carácter inmaterial en 2014, mediante Decreto del Consejo de Gobierno. Se destaca en esta declaración que la cultura sidrera asturiana constituye una manifestación que comprende prácticas sociales, rituales y eventos festivos, así como tradiciones orales, paisajes culturales y oficios tradicionales, configurándose como uno de los elementos identitarios de mayor calado de la comunidad.

Después de ese primer paso de protección legal en Asturias, se ha acordado por parte del gobierno asturiano, iniciar los trámites para conseguir su inclusión en la Lista del Patrimonio Cultural Inmaterial.

A tal fin se ha constituido un Comité Director de la candidatura, en el que se integran representantes del sector productor sidrero (Denominación de Origen Protegido), de la hostelería y especialistas del ámbito de la antropología, la historia y la comunicación, así como técnicos de la Administración especializados en tramitar propuestas de este tipo y también los responsables de las direcciones generales de Patrimonio Cultural y Desarrollo Rural.

 Acuerdo por el que se crea el Comité Director (pdf: 31 Kb) 

La cultura de la sidra es plural. Incluye todo el proceso de elaboración de la sidra, desde la plantación de los manzanos al embotellado y la posterior comercialización. Todo ello configura una cultura inmaterial genuina, en la que tienen cabida también manifestaciones artísticas (canciones típicas de sidrería, reflejo de la cultura sidrera en la pintura y en la literatura de Asturias…) y con sus propios rituales y normas internas escritas y no escritas. Es, además, uno de los principales iconos de Asturias, con la figura del escancionador como símbolo indudable de esta cultura.

Se ha de apostar por una visión integradora de la cultura sidrera, tanto en lo que tiene que ver con la cuestión de género (aparcando una visión tradicional excesivamente masculina del mundo ligado a la sidra y sacando a la luz el papel desempeñado por la mujer de manera tradicional en muchas de las fases de la cadena productiva de esta manifestación cultural) como la vinculada a la integración de personas de todo origen y situación social.